Ahora

Abraham Puche @AbrahamPuche77 / El gran peligro oculto de la Constituyente

A medida que se acerca la fecha de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Venezuela, convocada por Nicolás Maduro sin consulta previa como la lógica democrática lo manda, debo advertir un gran peligro que hay detrás de esta estrategia malsana para atornillar, aún más, al madurismo en el poder. Es lo que yo avizoro y quedo sujeto a sus opiniones.

¿Recuerdan la supuesta consulta que se hará al pueblo, culminado el período de redacción de la nueva Constitución? Ahí radica la gran trampa, porque a este régimen no le interesa cambiar la Carta Magna, solo le importa garantizar su perpetuidad aún con el texto vigente de 1999.

Todos sabemos que la ANC tendrá “super poderes”. No es una especulación, ya lo vivimos hace 18 años cuando desconoció al entonces legítimo Congreso de la República, Corte Suprema de Justicia y todos los poderes constituidos, de manera que las bases comiciales que contemplan dicha consulta popular pueden ser desconocidas por la ANC y aprobar la nueva Constitución de una vez, a sabiendas de que la gran mayoría del pueblo votará (y votaremos) en contra. Si nadie le preguntó al pueblo si quería modificar “la mejor Carta Magna del mundo”, ¿por qué había que preguntarle por la nueva versión “mejorada”?

Pero aún así, supongamos que por algun desvarío emocional de los constituyentistas, o peor aún, de acuerdo a sus planes como sospecho, se realice el referendo aprobatorio. Al madurismo no le importaría perder la consulta ya que, para ese entonces, se habría ejecutado su golpe magistral: haber disuelto la actual Asamblea Nacional y colocar a sus propios diputados (que pudieran ser los mismos constituyentistas), haber removido a la fiscal Luisa Ortega Díaz y haber colocado en su lugar a algún esbirro, haber destituido al rector del CNE Luis Emilio Rondón, incluso haber destituído a gobernadores y alcaldes de la Mesa de la Unidad Democrática y chavistas disidentes, etcétera.

De hecho, la ANC y el madurismo quedarían maravillosamente “bien parados” ante el mundo y la historia si reconocen una eventual derrota en la consulta por la nueva Constitución, ya que ellos dirían que “aceptan la voluntad mayoritaria del pueblo”, se lavan la cara como supuestos “demócratas” y continúan con la Carta Magna vigente. Lo que les importa es haber sentado las bases para garantizar el poder ante una nueva “paliza” en las elecciones presidenciales de 2018.

¿De qué servirá elegir a un nuevo Presidente demócrata (sea quien sea) si tendríamos a todos los demás poderes constituídos en contra, gracias al trabajo minuciosamente planificado de la ANC? ¿Ya ven por qué tenemos que impedir y desconocer a toda costa su convocatoria?

Por ese motivo, es necesario participar en la consulta popular de este domingo 16 de julio. No importa que el régimen la desconozca, se trata de una audaz estrategia política basada en el artículo 71 de la Constitución y que es un reflejo de nuestro compromiso de restablecer su vigencia tal como establece el famoso artículo 333. Las acciones posteriores se anunciarán oportunamente.

Dejemos en claro que desconocemos esta nueva ANC, cuya verdadera intención no es cambiar la Carta Magna sino atornillar a los enchufados todavía más en el poder, para perpetuar su ola de miseria y destrucción.

Abraham Puche – Periodista (CNP 12.106)

Tags: