Ahora

Gilberto Gudiño: “Nos acercamos a un drama económico”

 

Ningún sector político, ni oposición ni oficialismo, atienden los problemas que aquejan a la sociedad y que son los motivos reales de la protesta ciudadana. Gilberto Gudiño, miembro activo de la Sociedad Civil y ex presidente de la Unión de Comerciantes del Estado Zulia, UCEZ, resalta que los ciudadanos “estamos haciendo maromas” para poder encontrar efectivo y realizar las operaciones cotidianas.

“Hasta lo más simple, como trasladarse en transporte público o comprarse un café en la calle se ha vuelto un reto en este país. Nos están dejando sin dinero en efectivo para las actividades económicas menores”, dijo Gudiño, quien destacó que el retiro de dinero por cajeros automáticos toma prácticamente medio día de la vida de una persona ante la alta demanda.

Datos del Banco Central de Venezuela dan cuenta que en 2008, cuando se dio la anterior reconversión monetaria, por cada 100 bolívares que circulaban 14 eran efectivo. En 2017, con la actual reconversión, sólo circulan 8 bolívares en efectivo lo que significan que al menos 6 bolívares de esos 14, no están disponibles. La presencia de dinero en efectivo ha caído 44%.

“Hoy más personas estamos persiguiendo menos bolívares que los disponibles en 2008. Lo que sucede parece un acto de sometimiento económico que trae consigo que comercios que aún no están bancarizados no puedan vender, que el ciudadano de a pie no pueda comprar al menudeo en abastos, que no tenga para el periódico, el café, pagarse los pasajes, o sencillamente manejar efectivo para compras domésticas, pagos de salud como consultas, estudios y medicamentos”, dijo Gudiño, quien alerta que de mantenerse la situación “nos acercamos a un drama económico”, ya que no toda la población está bancarizada o utiliza pagos por tarjetas o transferencias.

Nuevas distorsiones

La caída de casi la mitad del efectivo que necesita la economía para funcionar sanamente, ha traído como consecuencia que el dinero en papel moneda sea visto como un producto de comercialización en el mercado. Gudiño apunta que esta situación ha generado una nueva distorsión económica: la del avance de efectivo, modalidad de venta de billetes por porcentaje.

“Ante la falta de efectivo, el dinero se ofrece en venta hasta con 20% de recargo, lo que trae consigo no sólo el encarecimiento de la moneda para su adquisición, sino que esto es muestra de su pérdida de valor. Un billete de 100 que por la vía del avance se compra a 20% tiene un valor real de 80 bolívares”, explicó Gudiño.

El Banco Central de Venezuela confirman que en todo el año 2003, se inyectaron a la economía 499 mil millones de bolívares. Del 21 de julio al 28 de julio de este año, en tan sólo una semana, se han inyectado 1.5 billones de bolívares. “Tememos que al final de este año, el dinero que se haya inyectado a la economía sea cuatro veces mayor, lo que agravará aún más la situación si no se toman los correctivos necesarios”, acotó Gudiño.

Hiperinflación aguda

De acuerdo con estimaciones de la Asamblea Nacional, la inflación acumulada es de 248.6% hasta el mes de julio y se estima que llegue a diciembre a 660%. “Estamos frente a un agravamiento de la hiperinflación y esto se traduce como un empobrecimiento general de la sociedad. Ningún venezolano, de ninguna clase social puede decir hoy que vive mejor que el año pasado o que en este mes de agosto está mejor de lo que estuvo hace seis meses en febrero”.

Para Gudiño “esto es perversidad económica intencional” por parte de quienes controlan la inyección de bolívares a la economía. “Esta situación sólo la podrán resistir aquellos que puedan multiplicar sus ingresos 7.6 veces este año. Sólo alguien así podrá no empobrecerse y sobrevivir. ¿Cuántos van a poder lograrlo?”.

El llamado es a atender “de manera inmediata” los problemas económicos que están afectando a los ciudadanos y a establecer sanciones contra quienes especulan con el dinero y estimular a quienes trabajan diariamente y se esfuerzan por mantenerse productivos y produciendo “en serio”.

 

Nota de Prensa